No cerrar sesión ¿Has olvidado tu contraseña?
 Está aquí : Inicio > Web de La Clínica del Peso > Régimen y vida social > ¿Y si me salgo del régimen?
El método LeDiet
Calcule su IMC
Guías de LeDiet
Preguntas y respuestas LeDiet
Enciclopedia de la nutrición
Recetas LeDiet para adelgazar
Frutas y verduras
de temporada
Cálculo de mi
actividad física
¿Y si me salgo del régimen?
Un día u otro tendrás que saltarte el régimen, por alguna ocasión especial (comida de fiesta, cóctel…), o simplemente porque te ha entrado un antojo repentino de golosinas. Puedes reaccionar de varias formas:

1.¡No te culpabilices! Es la regla número uno. Es propio de los seres humanos caer en la tentación, no somos infalibles. Además, una tentación saboreada, apreciada, asumida, será siempre menos dañina si no le añadimos la culpabilidad.
La culpabilidad tiene a menudo como consecuencia la desvalorización, con un razonamiento de tipo: «he caído en la tentación, no tengo fuerza de voluntad, no lo conseguiré nunca, no tiene sentido seguir…» y lo que era una simple desviación recuperable se puede convertir en un descontrol difícil de sobrellevar.

Si es tu caso, más vale que asumas que te has saltado el régimen, lo que te ha permitido darte un gusto, pues si ese deseo sigue latente, puede convertirse en una obsesión.

Si el incumplimiento es razonable y tienes un buen metabolismo natural, y si sigues un régimen poco restrictivo, lo más probable es que el capricho no tenga consecuencias sobre la balanza. Es la ventaja que tienen los regímenes flexibles, al contrario de los muy restrictivos, en los que la menor desviación puede tener consecuencias dramáticas sobre el peso.

>> Volver a la página "Régimen y vida social"