No cerrar sesión ¿Has olvidado tu contraseña?
 Está aquí : Inicio > Web de La Clínica del Peso > Regímenes > El aumento de peso
El método LeDiet
Calcule su IMC
Guías de LeDiet
Preguntas y respuestas LeDiet
Enciclopedia de la nutrición
Recetas LeDiet para adelgazar
Frutas y verduras
de temporada
Cálculo de mi
actividad física
El aumento de peso
Cuando se trata de adelgazar, lo primero que viene a la mente es:¿Soy una víctima de mi metabolismo?¿Qué alimentos hacen engordar?¿Hay alimentos que hagan adelgazar?¿Cuál es el régimen alimentario más eficaz?¿Hay medicamentos específicos?

Comprender los mecanismos de adelgazamiento

El peso es el resultado de un equilibrio entre la ingesta y el gasto de calorías.

- La ingesta corresponde a las calorías aportadas por los alimentos que consumimos. No olvides que debes tener en cuenta el origen de las calorías, es decir, las características de cada alimento.

- El gasto de calorías se sitúa a tres niveles:

1. El gasto ligado al metabolismo, es decir, al funcionamiento del organismo: latidos del corazón, respiración, funcionamiento de los órganos como el hígado, los riñones, el cerebro, renovación de las células... es decir, ¡para seguir viviendo!
Esta partida de gasto es considerable, pues representa más del 70% de toda la energía utilizada.

2. El gasto derivado de la actividad física, que puede variar considerablemente en función de la forma de vida activa o sedentaria y del deporte practicado. Esta partida de gasto también tiene su importancia, pues representa aproximadamente el 20% de la energía.

3. El gasto derivado de la termogénesis, es decir, la combustión de los alimentos en el momento de la digestión. Este mecanismo permite al cuerpo eliminar calorías mediante la generación de calor. Este mecanismo se hace más lento con la edad y no funciona de forma óptima en algunas personas.

El metabolismo puede variar de una persona a otra

Es más elevado en el hombre que en la mujer y, en general, en las personas altas y musculosas, pues los músculos consumen mucha energía.
Disminuye con la edad, es decir aproximadamente un 2% cada 10 años.

>> Volver a la página "Regímenes"