No cerrar sesión ¿Has olvidado tu contraseña?
 Está aquí : Inicio > Web de La Clínica del Peso > Régimen y vida social > ¿Los platos veraniegos son bajos en calorías?
El método LeDiet
Calcule su IMC
Guías de LeDiet
Preguntas y respuestas LeDiet
Enciclopedia de la nutrición
Recetas LeDiet para adelgazar
Frutas y verduras
de temporada
Cálculo de mi
actividad física
¿Los platos veraniegos son bajos en calorías?
Se acerca el verano y empezamos a buscar platos frescos, equilibrados y ligeros. Nos olvidamos de los guisos, pucheros y tartas, inclinándonos hacia las ensaladas, parrilladas, sopas frías…

Solemos asociar platos veraniegos a platos ligeros, pero ¿es así en realidad?

Ensaladas

Estrella de los platos estivales, la ensalada apetece porque podemos elegir infinitas variedades en función de los ingredientes que tengamos a mano. De esta forma, es imposible aburrirse, pues no tenemos por qué limitarnos a recetas impuestas: cualquier alimento puede ser un ingrediente agradable en una ensalada. Por ejemplo, verduras crudas, dados de quesos variados, trozos de pollo, carne fría, huevos duros, atún, cangrejo, pasta, legumbres…

Precisamente, estas posibilidades infinitas pueden convertir una ensalada en un plato equilibrado y ligero o también en un plato excesivamente calórico y graso.

Por ejemplo, una ensalada con mollejas, bacon, patatas salteadas, piñones, o bien una ensalada a la griega con tomate seco en aceite, queso feta, aceitunas y aceite de oliva, acompañada por el pan necesario para mojar en la salsa puede ser tan calóricas como una carne en salsa. Y además, sin sentirnos culpables, porque «solo hemos comido ensalada»…

Una ensalada ligera y equilibrada debe incluir: verduras crudas (sin límite), proteínas magras (pollo, jamón cocido, atún, gambas…), algunos alimentos feculentos (maíz, arroz, sémola, trigo, quinoa, lentejas, alubias, pasta…), o bien un trozo de pan para acompañarla, y sobre todo, poco aceite (máximo una cucharada sopera). El problema suele estar precisamente ahí: un aliño abundante y con mucho aceite puede duplicar o incluso triplicar fácilmente el número de calorías de una ensalada. En un restaurante, lo mejor es pedir la ensalada sin salsa y aliñarla nosotros mismos con prudencia.

>> Volver a la página "Régimen y vida social"