No cerrar sesión ¿Has olvidado tu contraseña?
 Está aquí : Inicio > Web de La Clínica del Peso > Adolescentes > Los lípidos: ni demasiado, ni demasiado poco
El método LeDiet
Calcule su IMC
Guías de LeDiet
Preguntas y respuestas LeDiet
Enciclopedia de la nutrición
Recetas LeDiet para adelgazar
Frutas y verduras
de temporada
Cálculo de mi
actividad física
Los lípidos: ni demasiado, ni demasiado poco
Los lípidos se presentan en la alimentación en dos formas:

- Lípidos visibles: son las materias grasas que utilizamos para cocinar y condimentar. Son de origen animal (mantequilla, nata...) o de origen vegetal (aceite, margarina).

- Lípidos invisibles (conocidos también con el nombre de grasas ocultas): son las grasas que forman parte de algunos alimentos de origen animal, como la carne, el embutido, el queso..., o vegetal, como las nueces, los cacahuetes, el aguacate...

¿Para qué sirven los lípidos?

Los lípidos son indispensables para el adolescente, en particular para:
- aportar la energía necesaria para un buen tono vital (1 g de lípidos libera 9 kcal),
- aportar las vitaminas liposolubles (A, D, E, K) para los órganos de la piel, que las necesitan,
- elaborar numerosas hormonas y las membranas celulares, incluyendo las de la piel,
- permitir la expresión de los genes y las funciones reproductivas.

¿Cuántos lípidos debe consumir un adolescente?

- Las recomendaciones para el adolescente son idénticas a las del conjunto de la población: del 30 al 35%, es decir, 1/3 del aporte calórico diario.
De esta forma, el adolescente que consume, por ejemplo, 2.100 kcal deberá consumir de 70 a 80 g de lípidos al día. En cambio, el exceso favorece el aumento de peso.

- Los lípidos están constituidos de ácidos grasos que pueden ser saturados, monoinsaturados o poliinsaturados, como los Omega 3 y los Omega 6. Los Omega 3 son indispensables para la estructura del cerebro, la protección cardiovascular, el mantenimiento del buen estado de la piel, la vista, las funciones reproductivas, la memoria...

¿Cómo cubrir las necesidades de Omega 3?

Las necesidades del adolescente en Omega 3 se estiman en 2 g por día. Se pueden cubrir, por ejemplo, consumiendo cada día uno de los alimentos siguientes:

- 2 cucharadas de aceite de colza o de nuez o de aceite «enriquecido en Omega 3»,
- 3 cucharadas de aceite de soja o de germen de trigo,
- 6 cucharadas de margarina «enriquecida en Omega 3»,
- 5 nueces o un puñado de almendras,
- 150 g de salmón (preferiblemente salvaje y fresco),
- 120 g de sardinas, anchoas, arenque,
- 200 g de atún fresco o en aceite o 300 g de atún en conserva «al natural», trucha arcoiris, perca.

>> Volver a la página "Adolescentes"