No cerrar sesión ¿Has olvidado tu contraseña?
 Está aquí : Inicio > Web de La Clínica del Peso > Regímenes > ¿En qué condiciones se puede pensar en un adelgazamiento rápido?
El método LeDiet
Calcule su IMC
Guías de LeDiet
Preguntas y respuestas LeDiet
Enciclopedia de la nutrición
Recetas LeDiet para adelgazar
Frutas y verduras
de temporada
Cálculo de mi
actividad física
¿En qué condiciones se puede pensar en un adelgazamiento rápido?
Cuando queremos adelgazar, esperamos que los resultados sean rápidamente visibles y estimulantes. ¿No será peligroso para la salud? ¿Existe algún riesgo de no poder controlar el peso y de entrar en el infernal efecto yoyó?

Es verdad que para adelgazar a largo plazo, sin efecto yoyó, sin sensación de hambre, sin frustraciones, sin aislarse de la vida social y familiar, y sobre todo sin alterar el capital de salud, la única solución auténtica descansa en un régimen equilibrado, lo menos restrictivo posible y sin prohibiciones, casi siempre inútiles, o incluso peligrosas para la salud.

No obstante, es posible empezar rápidamente a adelgazar, pero con algunas condiciones

Podemos provocar una pérdida de peso rápida con un régimen muy restrictivo y voluntariamente desequilibrado*, con la condición de respetar un protocolo preciso: Podemos plantearnos una fase de ataque corta (máximo un mes) con una ampliación calórica progresiva y una vuelta gradual al equilibrio alimentario. Son las condiciones indispensables para no volver a engordar y preservar el capital de salud.

Si seguimos un régimen demasiado restrictivo y desequilibrado durante demasiado tiempo, privamos al organismo de los nutrientes necesarios para su buen funcionamiento y podemos desajustarlo y amplificar la dificultad para perder peso posteriormente. Es la razón por la cual no debemos seguir este tipo de régimen durante un periodo largo, pues podría ser incluso peligroso. Además, no está demostrado que un régimen muy estricto durante más de un mes permita un adelgazamiento más importante que una alimentación equilibrada y progresivamente más calórica.

* El desequilibrio puntual se debe a:
- una reducción de los glúcidos (azúcares simples y glúcidos complejos): alimentos y bebidas azucaradas, pan, alimentos feculentos, fruta.
- una reducción de los lípidos: alimentos grasos y materias grasas,
- un aumento de las proteínas: carne, pescado, productos lácteos…
- supresión del alcohol.

>> Volver a la página "Regímenes"