No cerrar sesión ¿Has olvidado tu contraseña?
 Está aquí : Inicio > Web de La Clínica del Peso > Régimen y vida social > Régimen y alimentación familiar
El método LeDiet
Calcule su IMC
Guías de LeDiet
Preguntas y respuestas LeDiet
Enciclopedia de la nutrición
Recetas LeDiet para adelgazar
Frutas y verduras
de temporada
Cálculo de mi
actividad física
Régimen y alimentación familiar
No somos todos iguales en lo que se refiere al aumento de peso y es frecuente que en la misma familia no todo el mundo lleve a cabo el mismo régimen.
A veces es complicado conciliar un régimen de adelgazamiento con la alimentación del resto de los miembros de la familia que tienen necesidades nutricionales diferentes.

No se trata de preparar una comida distinta para cada cual, algo que es imposible de mantener a largo plazo. Todo lo contrario, le aconsejamos que el menú sea el mismo para toda la familia. El equilibrio alimentario será beneficioso para todo el mundo.

Si su régimen le «impone» unas cantidades precisas de determinados alimentos (feculentos, pan, carne, queso, materias grasas), el resto de los comensales podrán servirse todo lo que deseen.

Por ejemplo:

- ensaladas o verduras crudas: puede presentarlas sin aliño, con la salsa aparte. De esta forma, podrá respetar las cantidades de materia grasa que le aconseja su régimen (por ejemplo, si prepara de antemano la salsa vinagreta, tenga en cuenta que una cucharada sopera de esta salsa aporta la misma cantidad de materias grasas que una cucharadita de aceite).

- Si hay entremeses en el menú: puede añadir jamón serrano o lacón (quitando la parte de grasa), cecina, lomo (alimentos que se pueden considerar equivalentes de la carne magra o el pescado blanco). No olvide añadir a los entremeses taquitos de verdura cruda.

- Carne y pescado: puede cocinarlos sin materia grasa y después, quien lo desee, puede añadir un poco de aceite o mantequilla, o una salsa (mayonesa, salsa de queso...).

- Alimentos feculentos y verduras: Prepárelos sin materia grasa (vapor, papillote, hervidos) o ligeramente salteados en una cacerola con muy poco aceite. Preséntelos a la mesa con diferentes aliños (aceite, mantequilla, nata...).

>> Volver a la página "Régimen y vida social"