No cerrar sesión ¿Has olvidado tu contraseña?
 Está aquí : Inicio > Web de La Clínica del Peso > Los lípidos > Ácidos grasos saturados
El método LeDiet
Calcule su IMC
Guías de LeDiet
Preguntas y respuestas LeDiet
Enciclopedia de la nutrición
Recetas LeDiet para adelgazar
Frutas y verduras
de temporada
Cálculo de mi
actividad física
Ácidos grasos saturados
Definición y propiedades
Los ácidos grasos saturados son componentes de los lípidos.

Cuantos más ácidos grasos saturados contiene una grasa, más sólida se presenta a temperatura ambiente (por ejemplo, la mantequilla, la margarina, la manteca de cerdo...).

Son especialmente estables en condiciones de exposición al aire o a la luz, es decir, poco sensibles al enranciamiento.

Funciones
Representan una fuente de energía importante (1 g libera 9 kcal) y transportan las vitaminas liposolubles (vitamina A, D, E, K).

Fuentes
Sobre todo, se encuentran en las grasas de origen animal (mantequilla, nata, manteca de cerdo, grasa de buey...), la margarina, la charcutería, la carne grasa (cordero, cerdo...), los productos lácteos enteros (leche entera, queso...). También están presentes en algunas grasas vegetales (la margarina, el aceite de coco).

Necesidades
No hay una necesidad real de ácidos grasos saturados, pues el organismo los puede fabricar a partir de los glúcidos (azúcares). No obstante, algunos alimentos ricos en ácidos grasos saturados también son ricos en vitamina A (como la mantequilla), en vitamina D (como los huevos, la mantequilla, la leche) o en calcio (como los productos lácteos). Por consiguiente, está justificada su presencia en una alimentación equilibrada. Se recomienda que los ácidos grasos saturados representen la cuarta parte de las grasas totales.

Carencia
La eliminación total de la alimentación de los alimentos ricos en ácidos grasos saturados provoca una carencia en vitaminas A y D y de calcio.

Exceso
Un consumo excesivo de alimentos ricos en ácidos grasos saturados favorece:
- un desequilibrio en los ácidos grasos,
- riesgos de enfermedades cardiovasculares por aumento del «colesterol malo» (colesterol LDL),
- un aumento de peso que puede llevar a la obesidad, como con el resto de las grasas...

>> Volver a la página "Los lípidos"